Trastornos del sueño

trastornos del sueño

Trastornos del sueño

Los trastornos del sueño son alteraciones que incitan cambios en la manera de dormir. Aunque no son una patología como tal, pueden afectar tu calidad de vida, causando: bajo rendimiento físico, sueño durante el día, problemas con el cumplimiento de los distintos compromisos, entre otros.

Existen muchos causantes de trastornos del sueño que aparecen como consecuencia de otras enfermedades y constituyen factores de riesgo para el manifiesto de otras patologías, como:

  • Ansiedad
  • Hipersomnia: se relaciona con la ansiedad, depresión alta o apnea del sueño
  • Bruxismo: debido al estrés emocional e interferencias oclusales), narcolepsia (hipersomnia crónica a temprana edad
  • Ronquidos, entre otros.

Entre los síntomas de los trastornos del sueño encontramos: somnolencia diurna excesiva, respiración discontinua, incremento del movimiento durante el sueño, dificultad para conciliar el sueño e irregularidad en el mismo.

Tipos de trastornos del sueño más comunes:

  • Insomnio: problema para conciliar el sueño o permanecer dormido.
  • Apnea del sueño: patrones extraños en la respiración durante el sueño.
  • Síndrome de piernas inquietas o trastorno del movimiento del sueño: conocido también como enfermedad de Willis-Ekbom, causa incomodidad e impulso de mover las piernas cuando se está tratando de conciliar el sueño.
  • Narcolepsia: padecimiento que se caracteriza por la somnolencia excesiva diurna.

El patrón del sueño no es llano, sus fases son:

  • Fase 1 (N1): se origina la somnolencia, el cambio entre la vigilia y el sueño.
  • Fase 2 (N2): el sueño es liviano, disminuye el ritmo cardiaco y respiratorio.
  • Fase 3: cambio hacia el sueño profundo.
  • Fase 4: el nivel de profundidad es superior y resulta muy complicado despertar.
  • Fase 5 REM-R: aquí suceden los movimientos oculares rápidos y una considerable actividad cerebral. Esta fase incrementa durante la segunda mitad de la noche.

 

Diagnóstico de los trastornos del sueño:

Para un correcto diagnóstico se requiere un enfoque multidisciplinario. Apoyándose en el procedimiento de una polisomnografía (prueba del sueño) con inspección simultánea de video, constatando las variables fisiológicas durante la noche como:

  • El electroencefalograma
  • Flujo nasal
  • Saturación de oxígenos
  • y frecuencia cardiaca.

Estos permiten comprender el sistema de sueño del paciente, posibilitando etiquetar su trastorno.

Con la valoración, el tratamiento tiene un elevado porcentaje de eficacia.

Programa tu consulta con nuestros profesionales acreditados, llegamos hasta tu hogar: https://saludencamino.com/atencion/

 

Salud en Camino, tu médico a un clic.

 


Fuentes: