El tabaquismo y sus consecuencias

no al tabaquismo

El tabaquismo y sus consecuencias

El tabaquismo y sus consecuencias

El tabaquismo y sus consecuencias


Más de 480 mil personas fallecen cada año en Estados Unidos debido a enfermedades vinculadas con el tabaquismo. En promedio, la mitad de las personas que fuman constantemente morirán a causa de esta costumbre.

Este hábito cobra más vidas en EUA que el sida, las armas de fuego, el alcohol o las drogas ilícitas.

Los fumadores de cigarrillo fallecen más rápido que los no fumadores. Esta práctica en hombres disminuye su vida hasta 12 años y en mujeres hasta 11 años.

Aparte de provocar cáncer, fumar puede causar daño a gran parte de los órganos en el cuerpo, incluidos los pulmones, vasos sanguíneos, órganos genitales, corazón, piel, ojos, huesos.

 

Complicaciones del tabaquismo en cáncer

Aproximadamente el 30% de las muertes por cáncer en Estados Unidos son por fumar, sumando en promedio el 80% de fallecimientos por cáncer de pulmón. Siendo éste la causa principal de muerte por cáncer entre hombres y mujeres. Adicional a esto, es de los cánceres más complejos de tratar.

El tabaquismo aumenta el riesgo de padecer distintos cánceres: esófago, laringe, faringe (garganta), boca, riñón, estómago, cuello uterino, vejiga, hígado, páncreas, estómago, leucemia mieloide, colon y recto.

Los distintos productos de tabaco sin humo también causan cáncer, no hay manera segura de consumir tabaco.

 

¿Inhalar el humo aumenta el riesgo de cáncer?

Así es, el humo produce daño donde sea que alcance células vivas, incluso los consumidores que no inhalan humo, aspiran grandes cantidades de éste que salen de sus mismas bocas y de la punta ardiente del cigarro, pipa o cigarrillo.

El tabaco perjudica las vías respiratorias y los pequeños sacos de aire en los pulmones, dicho daño se manifiesta prematuramente en fumadores y su función pulmonar continúa desmejorando mientras la persona siga fumando. Aunque puede tardar años el notar este problema para que sea diagnosticado como enfermedad pulmonar.

Fumar empeora la pulmonía y el asma, causando múltiples enfermedades pulmonares casi tan graves como el mismo cáncer de pulmón.

 

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

COPD (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), es el término para referirse a las enfermedades pulmonares de largo plazo, abarcando la bronquitis crónica y enfisema. A medida que fume (cantidad y tiempo) el riesgo de COPD aumenta, hasta llegar al punto de no retorno, no curable.

 

 

A continuación, algunas señales de advertencia de COPD: respiración sibilante, tos con flema, falta de aliento durante actividades. Si esto avanza, se llega al punto de respirar con dificultad sin estar realizando ninguna actividad física.

 

Bronquitis crónica: 

En esta las vías respiratorias generan demasiada mucosidad, obligando a la persona a toser con el fin de expulsarla. 

Las vías respiratorias se inflaman (pudiendo obstruirse por tejido cicatrizado y mucosidades) y la tos es crónica, esto podría terminar en graves infecciones pulmonares como neumonía.

La bronquitis crónica no tiene cura, sin embargo, dejar de fumar puede ayudar a mantener los síntomas controlados.

 

Enfisema 

Es otro tipo de COPD, que destruye lentamente la capacidad para respirar. Las paredes entre los sacos (contribuyen a que el oxígeno llegue a la sangre) se descomponen creando sacos más grandes, pero en menor cantidad, impidiendo que llegue la cantidad de oxígeno necesaria a la sangre. Si esto avanza, la persona solo podrá respirar tranquilamente a través de un tubo de oxígeno.

 

“Tos de fumador”

El humo del tabaco comprende diversas sustancias químicas y partículas que irritan las vías respiratorias y pulmones, entonces, el cuerpo se esfuerza por suprimirlas produciendo mucosidad y tos. Esta última puede ser una señal de aviso temprano de COPD.

Consecuencias del tabaco en el corazón y vasos sanguíneos:

Fumar es causante de hipertensión arterial, aumentando la probabilidad de coagulación de la sangre, reduce los niveles de colesterol bueno en la sangre.

El hábito de fumar aumenta el riesgo de sufrir la enfermedad arterial periférica (PAD), donde se acumula placa en arterias que dirigen la sangre a la cabeza, órganos y extremidades, agravando el riesgo de enfermedades en corazón, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

También puede afectar la circulación en brazos y piernas, acarreando dolor en piernas al caminar o llagas abiertas que no sanan.

 

Múltiples efectos del tabaco en la salud:

  • Mayor probabilidad de sufrir enfermedades en encías y pérdida de dientes.
  • Mayor tiempo para que las heridas sanen.
  • Disminución de la función del sistema inmunitario.
  • Efectos negativos en la vida sexual y el sistema reproductor
  • Envejecimiento prematuro.
  • Riesgo de sufrir diabetes tipo 2.
  • Reducción en olfato y gusto.
  • Riesgo de artritis reumatoide.
  • Mayor riesgo de úlceras pépticas.
  • Carencia de densidad ósea: riesgo en fractura de huesos/cadera.
  • Conductas negativas en adolescentes (depresión, alteración en emociones, intento de homicidio, etc.)
  • Entre otros.

 

Fumar no termina necesariamente en muerte, pero sí conlleva bastantes consecuencias en el bienestar de hacerlo sin medida. Si consideras que requieres evaluación o ayuda, no dudes en contactarnos por nuestras distintas redes o descarga nuestra app y agenda tu cita con nuestros profesionales acreditados.

 

Descargar Nuestra App

Descargar App - Google PlayDescargar App - App Store

 

Fuente