Convulsiones por fiebre en niños

Convulsiones por fiebre en niños

Convulsiones por fiebre en niños

Convulsiones por fiebre en niños o convulsiones febriles, es un aumento repentino de temperatura corporal, fundamentada en una infección, que produce convulsiones. 

Estas convulsiones se caracterizan por temblores de pies a cabeza en el niño y pérdida del conocimiento. Puede suceder que se ponga rígido o se contraiga en una parte del cuerpo, adelgazamiento en brazos y piernas, además, alcanzan temperaturas corporales superiores a 100.4°F/38.0°C.

Las convulsiones por fiebre en niños se clasifican en:

  • Simples: es más frecuente, pero dura poco, de segundos hasta 15 minutos, no son reiterativas durante 24 horas ni son específicas en una parte del cuerpo.
  • Complejas: suele durar más de 15 minutos y se puede repetir más de una vez durante 24 horas o afectar solo un lado del cuerpo del niño.

Consulta con un profesional de la salud, si tu hijo o familiar pequeño convulsiona así sea por varios segundos, y si dura más de cinco minutos, contacta con emergencias y desplázate en ambulancia. Presta atención si las convulsiones febriles generan vómito, somnolencia aguda, problemas respiratorios o rigidez en el cuello. 

Las altas temperaturas inician, en su mayoría, por una infección viral o en ocasiones menos comunes, por una infección bacteriana.

Cuando se aplican vacunas infantiles contra el tétano, la difteria, paperas, etc., incrementa el riesgo de sufrir convulsiones febriles. Es normal que el infante presente un leve aumento de temperatura, estos casos es la fiebre quien causa la convulsión, mas no la vacuna.

Factores de riesgo y complicaciones

  • Niños entre los seis meses y cinco años de edad, aunque entre los 12 y 18 meses se ubica el mayor periodo de riesgo.
  • Herencia familiar, son los principales aspectos que pueden influir al momento de sufrir convulsiones por fiebre en niños.

Entre las complicaciones más comunes está la repetición de convulsiones febriles. Este agravamiento aumenta cuando la primera convulsión se originó de una fiebre baja, el tiempo entre el comienzo de la fiebre y la convulsión fue breve. Familiar directo con antecedentes de convulsiones febriles y que la primera convulsión se presentó antes de los 18 meses de edad.

Generalmente las convulsiones febriles no producen efectos prolongados ni discapacidad intelectual ni daño cerebral y menos es indicio de que el menor posea algún trastorno serio de base.

Evita confundir estas convulsiones con epilepsia. Estas últimas son convulsiones no provocadas debido a señales eléctricas extrañas en el cerebro, a diferencia de las convulsiones febriles, que son convulsiones provocadas.

Ten en cuenta que este tipo de convulsiones se dan durante las primeras horas de fiebre (aumento preliminar de la temperatura corporal).

Auto medicar al niño podría ser contraproducente. Se debe tener en cuenta la edad, tiempo de la convulsión y estado de salud para medicar correctamente. Además, los medicamentos solo deben suministrarse al inicio de la fiebre y algunas podrían empeorar la situación y sin evitar las convulsiones.

Evitar poner en riesgo la vida de tu hijo o familiar, agenda una evaluación con nuestros médicos acreditados a través de la app Salud en Camino:


Fuente: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/febrile-seizure/symptoms-causes/syc-20372522