Artrosis de rodilla

Artrosis de rodilla

 

La osteoartritis o artrosis de rodilla se caracteriza por el deterioro y pérdida de cartílago articular, alteraciones del hueso bajo el cartílago y algunos tejidos blandos como el encargado de producir el líquido que lubrica la articulación. Dichas alteraciones se deben a un desbalance entre el deterioro de los tejidos y la capacidad de repararlos, esto sucede de manera lenta y progresiva.

Esta enfermedad articular es la más frecuente en Chile, y a nivel mundial cerca del 80% de las personas mayores a 60 años sufren alteraciones radiológicas compatibles con la artrosis. Específicamente, la artrosis de rodilla es la principal causa de reducción en la movilidad.

Veamos algunos factores de riesgo que desarrollan la artrosis en rodilla:

  • Herencia genética.
  • Género (en mujeres es más común).
  • Obesidad, sin embargo, este riesgo es modificable al bajar de peso.
  • Densidad de masa ósea (DMO) elevado.
  • Debilidad muscular.
  • Movimientos repetitivos, por el sobreuso de la articulación y fatiga de los músculos que la protegen.
  • Lesiones en articulaciones como, rotura de ligamentos cruzados o lesiones meniscales.

Para el diagnóstico de artrosis de rodilla se analizan los síntomas y se confirma, según el historial, si es altamente probable que sea este tipo de artrosis. En caso de no mejoría tras haber estado en tratamiento durante 4-6 semanas, se debe hacer una radiografía.

Ahora sí, los síntomas para reconocer la posibilidad de tener artrosis de rodilla cuando se es mayor a 50 años:

  • Dolor de rodilla durante 30 días o más que se intensifica con actividades, por ejemplo, al subir y bajar escaleras, cuando se desplaza con peso extra, entre otros.
  • Dolor de rodilla al comenzar a caminar y que disminuye a medida que continúa caminando.
  • Deformidad o rigidez de rodilla.
  • Ruido al mover la rodilla.
  • Rigidez matutina durante 30 min. Aproximadamente.
  • Derrame articular sin signos de inflamación, en otras palabras, aumento de la temperatura al tacto.

La manera más efectiva para reducir el peligro de contraer artrosis de rodilla, es evitar el sobrepeso y obesidad, a través de una alimentación saludable y ejercicios físicos frecuentes, fortaleciendo también, los músculos protectores de la articulación.

Si presentas alguno de los síntomas anteriores, lo más pertinente es que solicites una evaluación médica. Recuerda que un diagnóstico temprano junto a actividad física, fármacos y demás, ayuda a retrasar la necesidad de una prótesis.

Nuestros profesionales acreditados diseñarán un plan particular según el avance de la enfermedad, contacta con ellos a través de nuestra app o en el enlace: https://saludencamino.com/atencion/