La inactividad física y sus riesgos

La inactividad física y sus riesgos

A todos nos gusta, llegar a nuestra casa y descansar luego de un día agotador, así nos recuperamos. Como todo en la vida, necesitamos un equilibrio, porque la inactividad fisica tiene sus riesgos.

Así suene increíble, el hecho de llevar una vida sedentaria acarrea la posibilidad de padecer 35 enfermedades crónicas, desprendiéndose del balance energético positivo que causa el exceso de ingesta calórica.

Partamos del dicho “aquello que no se usa, se atrofia”, lo cual aplica absolutamente para nuestro cuerpo también.

Un perfecto equilibrio homeostático tiene que ver directamente con el debido funcionamiento de nuestros tejidos y órganos. El balance energético esta entre los factores principales que determinan la salud de nuestros sistemas, en caso de mantener un balance energético positivo a lo largo de nuestra vida de manera crónica. Dicho de otro modo, si ingerimos mayor cantidad de calorías de las que usamos, se instaura un estado, modificando por completo la función original de nuestros tejidos.

La acumulación de grasas en diversos órganos crea una capa de cultivo, el cual promueve un estatus pro-inflamatorio de bajo grado, pudiendo liberar una degeneración sistemática.

Por esto, la inactividad física es uno de los problemas más graves del actual siglo. Si no nos movemos, nuestros órganos envejecen prematuramente.

El flujo energético que preserva la homeóstasis de los órganos no debe disminuir, pero si esto sucede, inicia una ola de alarmas que, si perduran en el tiempo aumenta el riesgo de padecer hasta 35 enfermedades crónicas en diferentes sistemas del cuerpo:

  • Endocrino
  • Cardiorrespiratorio
  • Muscular
  • Nervioso
  • Reproductivo
  • Digestivo
  • Inmunitario
  • Óseo
  • y muchos más, sumando las 35 enfermedades crónicas que se podrían padecer.

Como remedio o prevención, está la actividad física, siendo un factor clave para mantener un organismo saludable, puesto que impacta de lleno en el balance metabólico.

El músculo durante su ejercitación, siendo órgano endocrino, tiene la capacidad de establecer conexión cruzada con los órganos restantes a través de la secreción de las proteínas conocidas como miocinas, estas impulsan un estado anti-inflamatorio, que:

  • Mejora la función endotelial
  • Aumenta la sensibilidad a la insulina
  • Disminuye la grasa visceral
  • Aumenta la lipólisis, entro otros.

Por el contrario, la inactividad física o sedentarismo conlleva cambios negativos en el organismo, resumidos a mala salud metabólica.

Una persona que no se mueve, tiene deficiente capacidad cardiorrespiratoria y poca fuerza muscular. Con el paso del tiempo será cada vez más complejo ponerse en movimiento.

Insistimos, el acto contrario que puede restablecer o mejorar este nexo de acciones, es el ejercicio físico. Ten en cuenta que combinado con un estilo de vida saludable, tienen el poder de reduci el riesgo de sufrir las distintas enfermedades crónicas.

Te invitamos a realizarte un examen preventivo con nuestros médicos de Salud en Camino. Puedes solicitarlos por teleasistencia u online, y a retomar tu actividad física. Contamos con kinesiólogos dispuestos a ayudarte.

https://saludencamino.com/atencion/

Descarga nuestra App Salud en Camino, donde médicos a domicilio acreditados por la Superintendencia de Salud te atenderán en la comodidad de tu hogar.