Instrucciones sobre actividad física y hábitos sedentarios

Instrucciones sobre actividad física y hábitos sedentarios

“Cada movimiento cuenta”

Aquí encontrarás instrucciones generales sobre la actividad física y los hábitos sedentarios, sus múltiples consecuencias y beneficios.

Es importante ser consciente de los múltiples beneficios físicos que trae la actividad física regular o frecuente. Encontramos la prevención de enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer y diabetes tipo 2. Además, también ayuda a aportar beneficios mentales como prevención de ansiedad y depresión, entre otros. 

Veamos la frecuencia recomendada y beneficios del ejercicio físico en las distintas etapas de la vida, y las consecuencias de no hacerlo:

Niños y adolescentes (entre 5 y 17 años):

mejora en salud ósea, funciones musculares, cardiorrespiratorias, cognición, estabilidad mental, entre otros.

Respecto a la intensidad, es recomendable realizar movimientos físicos con intensidad moderada a rigurosa con una duración mínima de 60 min. Por sesión, tres veces por semana, preferiblemente que sean ejercicios aeróbicos. En caso contrario, es decir, de sedentarismo, se corre el riesgo de adiposidad, desmejora cardiometabólica, disminución del sueño, etc.

Adultos (entre 18 y 54 años):

en estas edades la actividad física cobra más importancia, porque se previene o mejora la mortalidad alrededor de patologías cardiovasculares, cáncer en algunas partes específicas, hipertensión, diabetes tipo 2, salud mental, entre muchos otros.

Ahora, lo ideal es invertir de 150 a 300 minutos de actividad, con intensidad moderada o de 75 a 150 minutos de actividad con intensidad alta. Entre las consecuencias está el aumento de fallecimiento por causas cardiovasculares, diabetes tipo 2, cáncer, etc.

Adultos mayores (de 65 años en adelante):

en esta etapa aparte de ayudar a evitar sufrir hipertensión, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, también aporta mejoras en la salud ósea y funcional, entre otros.

Sobre la cantidad de tiempo a destinar está entre 150 y 300 minutos semanales, con una intensidad media y de 75 a 150 minutos con actividad física aeróbica alta o exigente. Asimismo, deben realizarse ejercicios musculares. En caso de optar por el sedentarismo, aumenta la posibilidad de padecer cáncer, diabetes tipo 2, patologías cardiovasculares, etc.

En la actualidad, un alto número de enfermedades no transmisibles (ENT) que sufren niños, jóvenes y adultos, se pueden prevenir y tratar con la implementación de actividad física de manera regular.

Por eso, se hace necesario reforzar los programas que impulsan esta práctica a nivel nacional a través de campañas, como lo sugiere la propia OMS. Así se extiende al público objetivo la concientización y el entendimiento de la importancia de alejarse de la inactividad física.

Sin embargo, deben contar con espacios adecuados para ofrecer la participación en actividades físicas. Para esto deben estar amparados por políticas que favorezcan dicha campaña y alcanzar cambios permanentes o prolongados.

Cada ser humano puede ejercitarse, según sus capacidades se irá adaptando a la intensidad, frecuencia y duración. 

Cantidad de ejercicio para personas discapacidad física:

  • En niños con se recomienda realizar 60 minutos de actividad física al día.
  • En adultos de 150 a 300, siempre supervisados y guiados por un profesional de la salud.

Cabe resaltar que es recomendable realizar actividad física durante el embarazo y el postparto:

  • Ayuda tanto a la madre como al bebé, disminuyendo el riesgo de hipertensión gestacional, complicaciones durante el parto y neonatales, etc.
  • Lo recomendable es realizar ejercicio físico durante 150 minutos por semana, con una intensidad media en aeróbicos, un poco de ejercicios musculares y estiramientos leves.
  • Este caso no es la excepción en cuanto a las consecuencias de la inactividad física, pues también acarrea mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes tipo 2, entre otros.

Los tiempos especificados son con el fin de ver cambios significativos en la salud; es recomendable trabajar tanto ejercicios musculares como aeróbicos.


Ahora que conoces algunas instrucciones sobre actividad física y consecuencias de los hábitos sedentarios, elige cuidar tu salud.

Sustituye el sedentarismo por la actividad física, así sea con una intensidad leve. Apóyate en nuestros médicos acreditados, quienes una vez evalúan tu estado de salud, te darán instrucciones específicas sobre actividad física adecuada para mejorar tu calidad de vida: https://saludencamino.com/atencion/


Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS).