Cáncer de piel

Cáncer de piel

El cáncer de piel suele ser uno de los más comunes, sin embargo, está entre los cánceres más curables.

Esta enfermedad se da cuando las células del cuerpo se empiezan multiplicarse sin control.

Más de 3.5 millones de casos de cáncer de piel son diagnosticados al año en EE.UU., según la Sociedad Americana del Cáncer.

Melanoma, el cáncer más peligroso de piel, tiene doble posibilidad de desarrollarse en las personas que se exponen prolongadamente a los rayos del sol o ultravioleta. No podemos dejar de lado que fuentes de luz artificial, como las cámaras bronceadoras, también son dañinas para la piel.

Para evitar o prevenir el melanoma es importante estar atentos a la piel y a los lunares principalmente. En la mayoría de casos que son diagnosticados a tiempo, se puede curar el melanoma.

ABCDE, esta regla ayuda a conocer las señales que advierten sobre el melanoma (en lunares):

– Asimetría: al dividir el lunar por la mitad, se ve distinto de ambos lados.
– Borde: lunar con bordes irregulares o poco definidos.
– Color: cambios en color del lunar: oscurecimiento, aclaración o apariencia de color azul, rosa, blanco, rojo, gris o púrpura.
– Diámetro: lunar superior a ¼ de pulgada de diámetro (tamaño del borrador de un lápiz aprox.)
– Elevación: si el lunar se eleva por encima de la piel y su superficie es irregular.

Algunas señales más de advertencia: llaga que no cicatriza. Expansión del pigmento del borde de una mancha hasta la piel adyacente. Sensación de comezón, dolor o sensibilidad. Sangrado, descamación, exudación, apariencia de protuberancia en la parte exterior del lunar.

Existen más tipos de cáncer de piel:

– Carcinoma basocelular: la padecen adultos en su mayoría, en partes de la piel más expuestas al sol: cuero cabelludo, rostro, espalda y cuello.
– Carcinoma espinocelular: este involucra las capas más superficiales de la piel, con mayor frecuencia enclaustrado en la epidermis, sin embargo, en caso de no ser tratado a tiempo puedo llegar a afectar zonas más profundas.

La piel es el órgano más grande del cuerpo, por esto requiere cuidados básicos a diario. No significa que no debas exponerte al sol, es cuestión de cuidados mínimos:
Evita el sol entre las 11a.m. y 3p.m. Usa crema solar con alto porcentaje de protección y adopta el uso de sombreros. Siempre esquiva que la piel se queme.

Si notas alguna anomalía en tu piel o lunares, comunícate con nosotros, recuerda que con la detección a tiempo hay posibilidad de curar este tipo de cáncer.

 

 


Fuentes: