Riesgos laborales relacionados con la hipoacusia y cómo disminuirlos

La hipoacusia es la reducción de la capacidad auditiva a raíz de la exposición constante a ruidos fuertes, dificultando la comunicación social y por ende, la calidad de vida. 

Las ciudades industrializadas afectan al 75% de su población causando hipoacusia.

A nivel laboral, la empresa debe garantizar o controlar que, durante la jornada de ocho horas, el ruido persistente del entorno no supere los 85 decibeles. El empleador puede solicitar un sonómetro al ISL (Instituto de Seguridad Laboral) o Mutualidades, según pertenezca la empresa. – Decreto Supremo 594, del Ministerio de Salud, artículos 74 y 75; Código del Trabajo, artículo 184).

Factores influyentes en la hipoacusia inducida por el ruido: Intensidad, frecuencia, tiempo de exposición, susceptibilidad, traumas craneales, alteraciones genéticas, enfermedades del oído medio y naturaleza del ruido.

Entre las consecuencias físicas que puede causar la exposición prolongada a ruidos están: trastornos visuales y en la comunicación, taquicardia, secreción de hormonas suprarrenales, incremento de secreción en estómago e intestino, desorden en sueño, estrés, cefalea, impotencia sexual, entre otros.

La mejor opción para prevenir y controlar este tipo de problemas en su empresa, es ingresar a un programa de conservación auditiva, donde puede medir, proteger, evaluar y registrar los respectivos niveles de ruido, al igual que capacitar, revisar estado auditivo de su personal y finalmente evaluar y registrar la efectividad del programa. Lo que se resume en mejor productividad industrial, reducción en ausentismo laboral y mejor condiciones administrativas.

Hay elementos que también aportan a la mejora de su empresa, como tapones auditivos y orejeras. Cada uno debe contar con características específicas según los resultados arrojados por el programa, estudio previo o requerimientos de las actividades por parte del personal: 

Tapones auditivos: de preferencia con banda, son de espuma suave o elástica que permite escuchar sonidos donde no se requiere una tasa alta de reducción de ruido, y su banda es flexible, lo que facilita poner y quitar en caso de entrar y salir de un espacio ruidoso.

Orejeras: las copas son de plástico y están sujetas a una diadema graduable, concediendo el bloqueo de sonidos, las almohadillas suaves conforman un sello en los laterales de la cabeza aumentando la comodidad o ergonomía; también permiten poner y quitar de manera sencilla.

Desde Salud en Camino Empresas, te ayudamos a mejorar las condiciones laborales, así aumentas y mantienes un excelente y seguro entorno laboral para tus trabajadores, quienes son el motor de toda compañía.

Escribe a nuestra mesa de ayuda para mayor información:

+56 9 6228 0726

+56 9 7779 0308

SOLICITA ATENCIÓN